Ticker

6/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

8 CONSEJOS PARA CUIDAR DE TU MASCOTA EN VERANO

DIARIO FARFAN.-Las personas no somos los únicos seres vivos que padecemos las consecuencias del calor insoportable y las altas temperaturas. ¿Sabías que perros, gatos y demás animales de compañía pueden sufrir insolaciones, quemaduras por el sol e incluso un golpe de calor? Para poder garantizar su bienestar durante los meses más calurosos del año es fundamental que les prestemos mucha más atención y extrememos la precauciones. Por eso, hoy en Vive Los Alfares te damos unos pequeños consejos para cuidar de tu mascota en verano.

Evita los lugares con poca ventilación

El trastorno más habitual que suelen sufrir en verano perros y gatos es el golpe de calor, un shock térmico que se produce cuando la temperatura corporal sube de forma drástica, y que su cuerpo no puede combatir de forma natural, ya que apenas tienen capacidad de transpirar.
Para combatirlo, debes evitar dejarlos encerrados en sitios donde circule poco aire, como habitaciones muy soleadas o esperando en el coche. Las temperaturas en el interior de un vehículo pueden aumentar rápidamente en un día de calor alcanzando fácilmente los 40º en 15 minutos. Dejarlos dentro, aunque sea poco tiempo y con la ventana abierta o con el aire acondicionado encendido, podría resultar fatal.
Vómitos, jadeos, salivación excesiva, falta de coordinación, convulsiones, ojos empañados… Si reconoces algunos de estos síntomas es muy posible que tu mascota esté sufriendo un golpe de calor, por lo que deberás tratar de bajar su temperatura corporal, pero de una forma gradual utilizando toallas húmedas y pulverizadores con agua.

Controla las exposiciones al sol

Las exposiciones intensas al sol pueden causar en nuestras mascotas, además de un golpe de calor, deshidratación, fatiga y quemaduras solares. Aunque el pelaje protege, a perros y gatos principalmente, y el instinto suele llevarlos a buscar sombra, debemos procurar mantenerlos lejos de la radiación solar directa.
Hay que tener especial cuidado con los perros braquicéfalos, como los bulldogs o los bóxer, ya que son más propensos a sufrir un shock térmico porque, debido a su hocico más corto, tienen más dificultad para respirar. Otras de las razas más vulnerables al calor son los perros o gatos de pelo muy largo o tupido.
Nunca los dejes atados en zonas sin sombra, sobre a todo a las horas centrales del día, ya que son las más calurosas. Si decides salir a dar un paseo y no hay ningún sitio donde puedan refrescarse por el camino, mejor hazlo durante las primeras horas del día o las últimas.

Aplícale protector solar

Algunas razas de perros y gatos, como los de pelo corto y fino, o los pelo claro y piel rosada, son especialmente sensibles a las radiaciones solares. En estos casos, es necesario aplicarles protector solar en las zonas menos pobladas de pelo para evitar que sufran quemaduras y ampollas.
Pero para el resto de las razas también es muy importante controlar las zonas sin pelo que quedan al descubierto, ya que si la exposición al sol es prolongada les puede provocar dolorosas quemaduras.

Hidrátalo de forma continua

Al igual que las personas, nuestras mascotas también necesitan un aporte extra de líquidos durante el verano. Beber el agua suficiente es el primer paso para evitar un golpe de calor o una deshidratación, ¿pero qué cantidad es la recomendada? Normalmente suelen beber lo que les pide el cuerpo en cada momento, pero si tienes dudas puedes calcular la cifra multiplicando por 2,5 el peso de la comida que ingiere tu mascota.
Es muy importante que el agua se mantenga limpia durante todo el día, ya que si se estanca puede provocar que proliferen los mosquitos o incluso algún problema digestivo. También debe preservarse fresca, ya que, si el bebedero está en una zona de sol o calor, el agua puede evaporarse o calentarse demasiado.
Pero el agua es importante también fuera de casa. Cuando salgas de paseo, viaje o excursión no olvides llevar un bebedero portátil para que tu mascota no pase largos lapsos de tiempo sin poder beber.

Aligera su dieta

Seguro que has notado que los días de más calor tu mascota no come con el mismo apetito que durante el invierno. Y es que al igual que las personas, a ellos también les pide el cuerpo menos comida cuando las temperaturas se disparan. Presta atención a sus hábitos alimenticios y reduce la dosis de alimento si observas cambios en su forma de comer.
Durante las vacaciones, nuestros horarios cambian y los de nuestras comidas también, lo que supone un incremento del picoteo. Controla la cantidad de caprichos o premios que les das a mayores de su comida, ya que un exceso puede provocarles problemas intestinales.

Vigila sus patitas

El cemento, la arena, las piedras y otras superficies por las que caminamos se calientan mucho cuando el termómetro sube, y en el caso de los perros, las almohadillas de sus patas pueden sufrir quemaduras si estas superficies alcanzan una temperatura muy alta.
Durante la mañana o al anochecer son los momentos ideales para salir a pasear con ellos, pero para el resto del día te damos un truco que nunca falla. Posa tu mano en el suelo por el que vas a caminar con tu perro, y si aguantas con ella apoyada más de cinco segundos, la temperatura es buena y no habrá riesgo de quemaduras.

Cuidado con los insectos

Es precisamente en verano cuando más proliferan los mosquitos, arácnidos, pulgas o garrapatas, cuya picadura puede provocar la transmisión de enfermedades parasitarias, por lo que tu mascota se vuelve más vulnerable.
Para prevenirlos, es necesario aumentar las medidas de protección que solemos tomar durante el resto del año como cepillar varias veces a la semana el pelo del animal, colocarle un collar antipulgas, utilizar un champú antiparásitos o hacer una desinfección a fondo de la casa antes de la llegada de las altas temperaturas.

Adapta su cama

Seguro que en más de una ocasión has visto como tu perro prefiere dormir en el suelo que en su propia cama. Al igual que nosotros, que cambiamos los edredones y las mantas por colchas más livianas, ellos también necesitan menos temperatura para que su descanso en verano sea igual de reparador que en invierno.
En el mercado existen varias opciones de camas de animales, fabricadas con materiales transpirables, que favorecen la dispersión del calor y les resultan mucho más frescas a la hora de dormir.

Publicar un comentario

0 Comentarios

ENCUENTRAS MAS NOTICIAS AQUI